sábado, abril 13, 2024
18.6 C
Buenos Aires

Tapiaron una vivienda en Avellaneda y la familia quedó «presa» en su propia casa

para leer

Un hecho insólito se conoció este miércoles 5 de abril por la tarde debido a que, según denuncian los testigos, el municipio bonaerense de Avellaneda habría ordenado tapiar la puerta de una vivienda sin tomar en consideración que sus habitantes se encontraban en el inmueble, por lo que no podían salir.

Todo ocurrió en una casa situada en la intersección de las calles Casella Piñero y Mujeres Argentinas, de la localidad de Sarandí.

Hasta ese lugar habrían arribado efectivos de la Policía Bonaerense con albañiles y comenzaron a levantar muros, según aseguraron los damnificados.

«En un primer momento nos avisaron que iban a hacer un pasillo y después, de un momento a otro, golpearon la puerta e impusieron el cerramiento«, detalló Lucas, uno de los vecinos afectados, en declaraciones al canal Todo Noticias (TN).

La vivienda se encuentra en inmediaciones de una zona que el municipio está recuperando y convirtiendo en plazas. Debido a esta situación, habrían comenzado las refacciones en el lugar.

Llamadas al 911 y más sospechas: cómo sigue la causa de la modelo que cayó de un balcón en Recoleta

La madre del joven, su hermana y él viven en casas contiguas y cada una tenía su propia salida, por lo que tuvieron que derribar las divisiones que había entre las tres viviendas para poder salir a la calle.

«No estaba autorizado a hacer las puertas que daban a la vereda, pero las tenia hechas desde hace un tiempo, vivo acá desde 2005. Nunca tuve problemas, pero ahora que lo arreglaron, los caños de las casas no funcionan. No tenemos desagües», lamentó el hombre.

El damnificado derribó unos ladrillos del muro para pedir socorro y dialogar con los medios. Foto: Captura de pantalla A24

En el lugar viven doce personas que ahora comparten una misma salida: «Tuve que abrir una pared para salir y llevar a las chicas al colegio». «Van a mejorar el espacio público a costa de empeorar nuestra calidad de vida», remarcó Lucas.

Asimismo, añadió: «De repente dijeron no, hay que hacer lo que hay que hacer y ya. Yo les pedí primero que hagan el pasillo por dentro pero evidentemente me mintieron». «No pido nada de otro mundo, solo recuperar lo que tenía, por lo menos una ventana, una entrada de aire. Tengo prendido el ventilador porque acá no circula aire«, sostuvo.

Un viaje en remís, su celular hallado años después y ninguna pista firme: la desaparición de Norma Carrizo

Además, aseguró: «Mintieron y nosotros no podemos convivir compartiendo una misma salida. El pasillo era un punto intermedio que les servía a todos».

La ventilación que ahora tienen y que desde el municipio brindaron a las familias fueron unos caños pegados a la pared, según dijo el hombre. «Se siente el olor a encierro, tengo una nena de un año y mi mamá sufre ataques de epilepsia, mi cuñada tiene un hijo discapacitado, no se puede vivir así», precisó el vecino.

Además, denunció que recibieron malos tratos por parte de la Policía: «Nos dijeron que no era problema suyo cuando mis familiares les advirtieron de estas situaciones. No les importó».

CA/ED

También te puede interesar

- Advertisement -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Ultimas Noticias

Veronica Raimo: “No hay un feminismo sino que son varios”

Ágil, divertida, inteligente, espontánea y ocurrente. A simple vista, algunos aspectos que distinguen a Verónica Raimo, la escritora italiana...
- Advertisement -spot_img

More Articles Like This

- Advertisement -spot_img