sábado, abril 13, 2024
18.6 C
Buenos Aires

La trama detrás de la salida del opositor Juan Guaidó de Venezuela y su llegada a Miami

para leer

 ​

Con un morral sobre su hombro y una barba rala, muestra de no haberse afeitado por varios días, el líder opositor de Venezuela Juan Guaidó entró solo al aeropuerto de Miami tras tomar un vuelo desde Bogotá, donde estuvo bajo amenazas de deportación o expulsión por parte del gobierno de Gustavo Petro.

Guaidó, quien hace unos años había sido reconocido como «presidente interino» de su país, había viajado a Colombia este lunes sin previo aviso para “escuchar a las partes”, según declaró, de los debates de la Cumbre Internacional sobre la crisis de Venezuela, convocada por el presidente Petro, quien instaló este martes el evento ante 20 delegaciones extranjeras para intentar reanudar el diálogo en México entre la oposición y el gobierno venezolanos.

Ante la presencia del político venezolano en Bogotá, el canciller de Colombia, Álvaro Leyva, dijo en tono hostil: “No se sabe dónde está Guaidó. No es que quiera participar, no está invitado (Cumbre de Bogotá)… Si no aparece, corre riesgos, porque entró de forma inapropiada y en Colombia cumplimos las leyes”.

El opositor venezolano Juan Guaidó, durante un acto en Caracas en octubre pasado, Foto: AP

Previamente el jefe de la diplomacia de Colombia había declarado en un video: «Todos los dirigentes venezolanos opositores los que puedan venir a Bogotá, que vayan a la conferencia internacional”. Era una invitación a todos pues se reunió con la delegación de la oposición en la mesa de negociación en México.

En su arribo a Miami, el líder venezolano, de 39 años, fue recibido por periodistas de diversos medios. Se le vio relajado, tranquilo y controlado a pesar del estresante viaje a Colombia, un trayecto que le tomó más de 70 horas hasta llegar a los Estados Unidos.

Guaidó tomó un autobús desde Caracas y cruzó la frontera terrestre por Táchira hasta Cúcuta. Y de ahí tomó otro ómnibus hasta Bogotá. Estando en la capital colombiana se entera públicamente de las amenazas del canciller Leyva. “En Colombia se siente la persecución contra mi persona”, dijo.

En el aeropuerto de Bogotá las autoridades migratorias fueron “muy respetuosas, me trataron bien”, afirmó, y no le agredieron ni le obstaculizaron su viaje hacia Estados Unidos.

Desde que fue defenestrado de la presidencia del interinato el 5 de enero pasado por sus propios aliados de la oposición, Guaidó ha estado bajo acoso del régimen de Nicolás Maduro.

Rumores y especulaciones

En las últimas semanas las informaciones de que el régimen de Maduro preparaba su detención se intensificaron, al punto de que “amenazaron directamente a mi familia, mi mujer Fabiola y dos hijas pequeñas, y a mi equipo de trabajo. Hubo de todo, estoy preocupado, mi familia está a resguardo, pero los riesgos contra su integridad física siguen ahí latentes”, dijo a las cadenas de TV de Miami.

Guaidó permanecerá con su familia (hermanos y madre) en Miami y probablemente realice una gira internacional para buscar el apoyo de los países para la causa de la libertad y las elecciones en Venezuela.

Juan Guaidó dice que el gobierno de Nicolás Maduro buscaba encarcelarlo. Foto: AFP

Hay diversas versiones sobre la actitud del gobierno colombiano. Según la revista Semana, el gobierno de Petro habría facilitado la salida de Guaidó dándole un avión a los Estados Unidos. Ninguna fuente de la cancillería de Bogotá confirmó en qué calidad está siendo enviado el líder opositor.

La agencia Bloomberg señala que Petro, que no planea dar la bienvenida públicamente a Guaidó, había estado al tanto de sus planes de huir a Colombia durante aproximadamente dos semanas, dicen las fuentes. Sea lo que sea, el opositor venezolano prometió que iba a dar los detalles de su escape.

Conferencia internacional sobre Venezuela

A la conferencia internacional sobre la crisis de Venezuela fueron invitados unos 20 países a la que asistirá también el español Josep Borrell de la Unión Europea. El anfitrión Gustavo Petro busca que la cumbre produzca un acuerdo para reanudar la mesa de negociación en México entre las partes, suspendida desde hace unos seis meses.

En la conferencia participarán los representantes de Alemania, Argentina, Barbados, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, España, Estados Unidos, Francia, Honduras, Italia, México, el Reino de Noruega, Portugal, Reino Unido, San Vicente y Granadinas, Sudáfrica, Turquía y el Alto Representante de la Unión Europea.

El presidente de Colombia Gustavo Petro, se reunió con su par venezolano Nicolás Maduro en febrero pasado, en el Puente Atanasio Girardot, en la frontera entre ambos países. Foto: EFE

En su reunión con miembros de la oposición el sábado por la noche, Petro dijo que esperaba que su cumbre pudiera ayudar a establecer las fechas para las elecciones presidenciales del próximo año. También preguntó por los presos políticos.

Sin embargo, en las vísperas de la cumbre, el régimen de Maduro ha vuelto a poner en duda su voluntad de diálogo con la oposición al imponer nuevas condiciones para sentarse a negociar nuevamente con la oposición.

En primer lugar, exige la liberación de Alex Saab enjuiciado en Miami por cargos de corrupción y lavado de dinero y la eliminación de las 720 sanciones que pesan contra el régimen chavista.

“Si EE.UU. no deposita los 3.200 millones de dólares no volvemos al diálogo en México”, exige Maduro, y además condiciona la negociación “a la suspensión de la investigación en la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad”.

Por su lado la Plataforma Unitaria, la coalición de 10 partidos y movimientos políticos exige la liberación de casi 300 presos políticos, la habilitación de los dirigentes políticos que se encuentran en el exilio, la depuración del sistema electoral nacional, y la fecha de las elecciones para que sean verdaderamente libres y justas.

Muchos venezolanos tienen dudas de que Petro logre éxitos. El ex alcalde del Hatillo, David Smolansky, asilado en EEUU, escribió en Americas Quarterly: «La próxima cumbre en Bogotá representa casi el trigésimo intento de diálogo y negociación con el régimen autoritario de Venezuela».

El funcionario agrega que «Maduro ha utilizado esfuerzos diplomáticos anteriores para ganar tiempo, desmoralizar a los venezolanos, fracturar a la comunidad internacional y aplastar a la oposición».

Y concluye: «Esta ronda puede no ser diferente, a menos que Petro le exija a Maduro las mismas políticas sobre derechos humanos y medio ambiente que ha exigido en otros contextos, como dentro de su propio país».

Caracas, especial

CB​

Mirá también

- Advertisement -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Ultimas Noticias

Veronica Raimo: “No hay un feminismo sino que son varios”

Ágil, divertida, inteligente, espontánea y ocurrente. A simple vista, algunos aspectos que distinguen a Verónica Raimo, la escritora italiana...
- Advertisement -spot_img

More Articles Like This

- Advertisement -spot_img